Etiquetas

, , ,

GR-11

Poste indicador del GR-11

Hoy toca descubriros mi faceta aventurera. Si amigos, aquí donde me veis soy un montañero empedernido.

Yo practico varias actividades de montaña (alpinismo, senderismo, BTT, esquí,…) pero la mas gratificante hace ya un par de años que se acabó para mi: la montaña en familia (es decir, con la Santa y los churumbeles, y acompañados de amigos también con hijos). Lamentablemente, como en la serie de TV, los problemas crecen, y ahora no quieren venir ni arrastras (a lo de andar me refiero, porque para ir a esquiar siempre están dispuestos, pero eso será objeto de otro post).

Bueno para no irme mas por las ramas os quería contar una de las últimas “aventuras en familia” que hicimos: el Tour del Posets.

Aunque a muchos probablemente no os sonará, el pico Posets es el segundo más alto del Pirineo (3.375 metros). Supongo que no es muy famoso entre los no montañeros, porque no es fácil verlo: que yo sepa no se ve desde ningún pueblo ni carretera, y hay que andar bastante para llegar a verlo. Es un antiguo volcán con una estampa impresionante, como podréis ver en la foto que encabeza este articulo.

La idea de nuestra aventura era rodear el pico en una travesía de montaña de tres días, siguiendo el GR-11. Los GR son senderos de Gran Recorrido (para realizar en varios días), que se encuentran marcados con dos rayas horizontales, de colores rojo y blanco, y el GR-11 es el que recorre al vertiente española del Pirineo. Hay otros senderos marcados con los colores amarillo y blanco, que son los PR (Pequeño Recorrido, de 1 día de duración). Seguro que si habéis estado en zonas de montaña os habréis encontrado con estas marcas.

El caso es que hay un tramo del GR-11 que va del refugio de Viados (en algunos sitios lo encontrareis escrito como Biados), al de Estós. Y también tiene una variante que va por una zona de más alta montaña uniendo ambos refugios, pasando por el Ángel Orus. Nuestra ruta fue por lo tanto ir de refugio en refugio Viados/Estós/Angel Orus/Viados.

 Aquí sale un mapa para que os hagais una idea

 Esta es mas técnica y buena pero está en inglés

Lo realizamos a principios de septiembre, y fue una buenísima elección ya que, a pesar de que lo hicimos en fin de semana, los refugios estaban casi vacíos, y el tiempo fue estupendo. Si intentáis hacerlo a principio del verano seguro que tendréis que reservar con mucho tiempo, y además os encontrareis con neveros importantes , especialmente en el collado de Eriste, donde dura la nieve hasta bien entrado el verano, por lo que tendríais que acarrear piolets y crampones.

El mejor punto de inicio es el refugio de Viados porque se puede llegar en coche, por una pista que está en buen estado (salvo los últimos 500 metros), pero que en algunos tramos (bastante largos) sólo cabe un coche, lo que da bastante gurri.

De esta forma puedes salir de trabajar un viernes a las tres de la tarde, y llegar al refugio a la hora de la cena. Y al acabar el trekking coger el coche y volver a casa (destrozado, eso sí), habiendo gastado sólo 1 día de las sagradas vacaciones.

Viados es un refugio privado, por lo que son mas “flexibles” que el personal que atiende los refugios de la Federación de Montaña (sin ánimo de ofender). La familia que lo lleva es encantadora, y se come de maravilla. Viados está situado al oeste del Posets por lo que las vistas que se tienen del pico por la tarde son inolvidables. A nosotros nos coincidió la puesta del sol con la cena, y todos los que estábamos en el comedor dejamos los platos a medias para salir a tirar fotos.

Picos Posets y Espadas

Atardecer en Viados

La etapa Viados – Estós es la mas fácil del trekking, aunque el desnivel hasta alcanzar el puerto de Gistaín (2.592 m) es considerable, pero el camino es muy bueno. En la bajada tuvimos que atravesar el mayor rebaño de vacas que he visto en mi vida, fácil que hubiese más de 500. Estaban tumbadas ocupando el camino, y según íbamos pasado se levantaban y empezaban a seguirnos, con lo que los niños y algunas de las mayores iban un poco moscas (por no decir otra cosa).

Puerto de Gistain

Vistas del valle de Estós desde el puerto de Gistaín. Al fondo las Maladetas y el Aneto

El refugio de Estos no está mal, salvo el tema de los “baños”, aunque hay sitios mucho peores (por ejemplo Goriz, que es el refugio en el que hay que hacer noche para subir al Perdido). Al valle de Estós le llaman el pequeño Canadá, por su impresionante bosque de coníferas. Desde el valle de Benasque se puede hacer una excursión muy chula y dominguera, consistente en subir hasta el Ibonet de Batisielles, bajar desde allí al refugio y comerte unos huevos fritos con chorizo, echarte una buena siesta en una de la mucha praderas al lado del río y regresar al valle de Benasque por el fondo del valle. Os dejo un par de enlaces.

Descripción breve

Reportaje fotográfico Ibones Batisielles

La etapa de Estós al Ángel Orus es la más dura, no sólo por el desnivel (mas de 1.000 metros) sino también por la distancia. Nos costo 11 horas, y llegamos al refugio justo a la hora de la cena. Otra gente a la que adelantamos y que llegaron mas tarde que nosotros se quedaron sin cenar (a esto me refería cuando hablaba de la inflexibilidad de los refugios).

A pesar de su dureza es una de las excursiones más bonitas que se pueden hacer en Pirineos: se pasan multitud de lagos e ibones, y al alcanzar el collado La Piana se tiene una vista impresionante del Perdiguero, Aneto y las Maladetas a un lado y el Posets al otro. También se ve el refugio a lo lejos, pero la distancia es todavía mayor de lo que parece ya que hay dar un buen rodeo. Además hay algunos tramos mal marcados (en este terreno de alta montaña ya no hay caminos, son todo pedreras) y nosotros perdimos la traza un buen rato. Afortunadamente llevabamos un GPS antes de que hubiesemos perdido mucha altura.

Desde el collado de la Piana

Unos amigos nuestros que hicieron este mismo trekking en noviembre, lo pasaron aquí bastante mal: a la nevada que les caía se unió que los días en invierno son cortos, y llegaron de noche al refugio, después de ir agotando una a una las pilas de las linternas frontales y de pasar no poca angustia.

El Ángel Orus esta bastante bien, las habitaciones (en la nuestra dormimos “sólo” diez) tiene cada una su baño, lo cual no es lo habitual en los refugios.

El último día hay que superar La Forqueta (collado) de Eriste (2.830 m). El último tramo es realmente empinado, por un terreno resbaladizo en el que avanzas 1 metro y resbalas 3. Y el desnivel de bajada hasta Viados es considerable (una que yo me se perdió al cabo de unos meses una uña del pie como consecuencia). Después del palizón nos esperaba una sandía en el coche que nos refrescó un montón, y 500 km de vuelta a casa para trabajar al día siguiente: sarna con gusto no pica, que diría mi madre.

Trepada final para alcanzar el collado de Eriste.

Y eso es todo, en la página de Viajes y Fotos podéis encontrar mas “estampas”, y si os animáis a hacerlo y queréis mas información estoy a vuestra disposición.

Anuncios