Etiquetas

, ,

El otro día mi empresa considero conveniente inscribirme a un curso de esos de liderazgo. Debe ser el tercero o cuarto que hago, cada uno de ellos distinto. El primero y más inútil de todos fue uno que hice “a distancia” hace unos 15 años, de esos que están subvencionados: te mandaban por correo los materiales, y te explican los distintos modelos de liderazgo recomendándote cual era el que debías emplear. Por supuesto que he olvidado ambas cosas: los distintos tipos y cual era el mejor.

Los demás que he realizado eran bastante mejores. En uno incluso nos recluyeron en una de esas instalaciones que están en el campo campestre, durante tres días; e hicimos un montón de ejercicios de esos de trabajo en equipo, win-win, escucha activa, etc. La verdad es que ese tipo de cursos son bastante divertidos y aprendes mucho,  tanto de ti mismo como de los compañeros que te acompañan.

Este último que hice era de ese tipo (aunque sin pernoctar fuera de casa): dos días haciendo el chorra. La verdad es que lo llamaban “Liderar equipos de trabajo” o algo así, pero mas que nada consistía en enseñarte como influenciar a otras personas para que hagan lo que tu necesitas. Supongo que es lo mismo, pero es más fácil de vender un curso de liderazgo que un curso de influencia. Yo lo pienso aplicar en mi entorno doméstico, a ver si así consigo que alguien en mi unidad familiar me haga algo de caso.

A lo que voy, que una de las cosas que nos explicaron fueron los distintos tipos de personalidad. Aunque hay muchos esquemas al respecto, ellos usaron el modelo DISC

Tipos de personalidad D.I.S.C.

Este modelo permite “encasillar” a todo el mundo en una de cuatro posibles categorías. La figura yo creo que es autoexplicativa: por ejemplo si eres más extrovertido que introvertido, y mas emocional que racional, resulta que eres un I (Influencia).

Simplemente viendo las figuras yo me autoclasífique en uno de los grupos, es lo que tiene ser un D, que somos resolutivos. En el curso te hacen un test de preguntas similar a este, para determinar cual es tu personalidad, y el resultado coincidió con mi intuición.  Parece ser que estos test son bastantes fiables, y que no necesitan personal experto para evaluarlos, por lo que os invito a que hagáis el vuestro.

Y direis, ¿que tiene que ver el liderazgo con los test de personalidad? Bueno la idea era enseñarte lo importante que es evaluar la personalidad de las personas a las que tienes que influir, porque en función de que sean de un tipo u otro habrá que usar un método u otro para lograr que hagan lo que necesitas.  Por ejemplo para convencer a un D hay que hacerle una presentación impactante, mientras que a un C hay que facilitarle un informe con muchos números y estadísticas, y a un S un análisis DAFO, etc. Luego ya puedes usarlo para lo que necesites, para vender, para liderar un equipo de trabajo o para conseguir el mando de distancia en tu casa.

¿Os animáis a hacer el test? ¿que os ha salido?

Anuncios