Etiquetas

,

Así a lo tonto llevo en Twitter más de un año. No recuerdo fecha exacta de mi primer

El ataque del rebaño

tuit, pero si que hace poco ha sido la segunda vez que mis “followers” me felicitan por mi cumpleaños, lo cual dicho sea de paso me hizo mucha ilusión.

Lo del Twitter es algo raro. Hablando con otra gente a muchos les ha pasado lo mismo. Empiezan por probar, sin verle en realidad la gracia al asunto de los 140 caracteres. Pero poco a poco le van cogiendo el tranquillo y se van enganchando, como es mi caso, que cada vez que tengo ocasión lo abro para cotillear las ocurrencias de los tuiteros profesionales (que los hay), de los blogueros que tienen tuiter (la mayoría, y razón por la cual yo empece también con el asunto), o de los amigos (bueno de esos casi ninguno, porque lo divertido de tuiter es ir de incógnito y claro si vas de incógnito no debes revelar tu identidad y no te pueden seguir los amigos a no ser que tu les desveles tu identidad, en cuyo caso……).

Bueno a lo que voy, que divago y el objeto de esta entrada no era convencer a nadie de hacerse una cuenta en el invento, sino de quejarme (que para eso tengo Blog) de una de las cosas de Twitter que me molestan enormemente. Los insultos.

Bueno en realidad no es que me indigne que la gente se insulte entre si o insulte a terceros (allá cada cual) sino las palabras que de forma habitual se usan para ello, i.e.: MONGUER, RETARDED.

Cuando yo era chaval había la costumbre de emplear como insulto los términos Sifilítico y Mongólico. Ambos los usábamos sin saber muy bien que significaban. Recuerdo que la primera vez que mi madre me oyó usarlos, me reprendió severamente, explicándome lo que significaban, y pidiéndome me pusiese en el papel de los padres de un chico al que estuviésemos llamando sifilítico, o peor aún en papel de un chico con síndrome de Down que nos oyese. Así lo hice, y nunca mas los volví a usar.

Pero hete aquí que después de no tener que oírlos durante mucho tiempo, descubro que en Twitter si se quiere faltar a alguien, en lugar de llamarle imbécil o tonto, le llaman “retarded“o “monguer“. O se dice “mongoreplies” para criticar los tuits de otros. Incluso, no si al calor de esta moda, hay ahora una revista que se llama Mongolia, que ojala no tengan la mala suerte de que ninguno de sus hijos les nazca con síndrome de Down. Por cierto que son muy finos ellos como podéis ver aquí: Réplica Mongolia

Eso si, para que quede “gracioso” se  recurre al termino en inglés, y es donde se demuestra la ignorancia y/o el borreguismo de la masa.

Porque el término monguer no existe en inglés, lo más parecido que es  monger  quiere decir vendedor/distribuidor, o en uso peyorativo chismoso (pero no creo que sea en esto en lo que piensan los que usan monguer).

Anuncios