Etiquetas

, ,

Hemos cambiado las ventanas de casa recientemente. Antes teníamos doble ventana, ambas correderas, y ahora tenemos una sola de tipo abatible. El resultado es (adicionalmente a la mejora en aislamiento térmico) que ahora resulta más cómodo apoyarse en el alfeizar y ver qué pasa en la calle. Ahora en verano es muy agradable asomarse un ratito nada más levantarse para disfrutar del aire fresco de la mañana.

Mi casa da a un parque de varios kilómetros de longitud, donde siempre hay gente paseando o haciendo deporte. Estos días buscan la sombra que por la mañana dan las casas, por lo que pasan justo por debajo de la ventana.

El caso es que hoy pasaba una pareja paseando y hablando, y no he podido evitar escucharles mientras les seguía con la mirada. Cuando ya dejaba de oírles se han cruzado con otra pareja que venía en sentido contrario y cuya conversación he “sincronizado” girando la cabeza para seguirles hasta que a punto de perder la “cobertura” se han cruzado con una tercera con la que he repetido la jugada. Visualmente parecía que estaba viendo un partido de tenis.

Estas han sido las conversaciones.

Pareja nº1, rondando la cincuentena, paso rápido.

Mujer: Estoy hasta las narices de la niña.

Hombre: ¿Que ha pasado esta vez?

M: ¿No has entrado en su cuarto? No lo recoge nunca, allí no hay quien entre.

H: Bueno, no será para tanto. Parece que la tengas manía.

 

Pareja nº2, más de sesenta. Paseo relajado.

Hombre: ¿Te has dado cuenta de cómo tengo esta pierna?

Mujer: ¿Qué le pasa?

H: ¿No ves que está más gruesa que la otra? Y musculo no es porque es la izquierda, y yo la fuerza la hago con la derecha.

M: A lo mejor son varices, a los hombres también os salen.

H: Eres mema

 

 

Pareja nº3, treinta y tantos, acento latinoamericano, equipamiento deportivo caro: mochilas de marca, gorras cantosas, zapatos deportivos.

Hombre: A usted es que todo le parece mal, pone pegas a todo.

Mujer: No se dé que me habla.

H: ¿Como que no lo sabe? Dice que así no podemos vivir, que tenemos poco sitio, que si otra vez tiene que venir mi mama, ….Yo sé que hay problemas pero quejándose continuamente no se van a arreglar, yo también veo cosas y me callo. Usted siempre ve el lado negativo.

M: Si usted lo dice,….

Paseo

Después de esta y antes de que empezase un nuevo peloteo en la pista, consideré que ya había tomado bastante el fresco y me fui a desayunar.

La próxima vez que me asome procuraré toser ostentosamente, hasta que el árbitro pida silencio.

Anuncios