Etiquetas

, , , ,

Hay gente que demuestra un entusiasmo por sus aficiones que me resulta digno de admiración. Dedican todo su tiempo libre al hobby de su elección, cantidad considerable de tiempo y dinero (cursos, materiales,…) y por supuesto se esfuerzan por compartir con los demás su sapiencia en el tema.

Yo no soy de esos. Tengo muchas aficiones pero no profundizo en ninguna. #ShameOnMe que diríamos en Twitter (otra de tantas)

Me gusta mucho esquiar pero por ejemplo este año sólo he ido 6 días. Un auténtico “pesiga” (según definición de Manuel Maristani, ver más aquí ) hubiese esquiado por lo menos 20 días, y desde luego en un puente de 4 días se hubiese ido a los Alpes, en lugar de estar escribiendo en el blog.

Tengo bicicleta de montaña desde hace veinte años, pero no la uso más de un día por semana. Últimamente no salgo en invierno porque me da pereza pasar frío y nunca he hecho un viaje de varios días con ella, porque es un coñazo lo de transportarla.

Salgo a la montaña desde que tenía 10 años, pero nunca he subido un 4.000. Nunca he escalado, ni he hecho esquí de travesía que sería lo “normal” siendo un aceptable esquiador de pista.

Y así con todo, como demuestra este mismo blog, que lleva varios años abierto, y en el que escribo hoy la primera entrada del año.

Una de esas cosas es la fotografía. Siempre me ha gustado, pero con moderación. Hace unos meses, contestando en una encuesta a la pregunta de qué nueva tecnología me había cambiado más la vida, indiqué que la fotografía digital. Hoy que llevo 10 meses con “Smartphone” no sé si esa seguiría siendo mi elección; pero tengo bastante claro que la cámara de fotos digital (incluida las de los móviles) me ha aportado mucha satisfacción, además de cambiar totalmente nuestro comportamiento.

También habría que decir que ha hecho mucho daño. La mayor parte de la gente tira hoy cientos de fotos sin ton ni son. Como no cuesta no se preocupa de la velocidad ISO, ni de si está usando la distancia focal adecuada, ni de si debería usar o no el flash, … ¡A buenas horas hace 15 años ibas a gastar carrete tirando fotos de tus pies en la playa! En unas vacaciones de 2 semanas tirabas como máximo 100 fotos, y te pensabas muy mucho a que se las hacías. Bueno en realidad los verdaderos “aficionados” hacíamos diapositivas, y luego invitamos a nuestros familiares y amigos a merendar y ver las “diapos” de nuestro último viaje a Yugoslavia, para lo cual tenías que subir el proyector del trastero, mover todos los muebles del salón, montar una pantalla, apagar las luces, e ir explicando con todo tipo de detalles cada una de las fotos.  Hoy las subes a Flickr y les mandas un enlace por Whatsapp. Algo hemos ganado, tanto los aficionados como los invitados.

Todo esto viene a cuento de que me he regalado estas navidades esta cámara nueva.

Diréis “Pues no parece muy buena”. No os engañéis, no es una voluminosa y carísima reflex con objetivos gigantescos, pero es una de las mejores compactas que existen hoy en día y me ha costado una pasta (un verdadero aficionado no hubiese dicho esto último, siempre es poco el dinero que uno se gasta en su afición favorita).

Y es justo lo que quería: una cámara pequeña, que no me diese pereza llevarme a la montaña (que es donde hago la mayor parte de las fotos), pero que me permitiese fotos de gran calidad y un control absoluto de la fotografía. Estoy encantado con ella (aunque la App para conectarse vía WiFi, señores de Canon, deja bastante que desear).

Como me conozco, y creo que merece la pena gastar más tiempo en esto de la fotografía, he empezado un “proyecto” que me comprometa dedicarle un tiempo mínimo y a mejorar. Durante un año, es decir de forma semanal, subiré la mejor foto que haya hecho esa misma semana, a mi sitio de fotos en Tumblr: http://fotoshermanoe.tumblr.com/

Ya llevo tres, espero que os gusten y que me sigáis también en Tumblr.

Nº1 PICO DEL LOBO

Nº2 ALMENDRO EN FLOR

Nº3 HITO EN GREDOS

Anuncios