¿Donde estaba el 11-S?

Etiquetas

, , , , , , ,

¿Donde estaba el 11-S?

Veo en tuiter que estáis contando que hacíais cuando ocurrió el atentado contra las Torres Gemelas. Había pensado escribir yo también mis 280 caracteres pero como creo que el tema da para más, y como no soy yo de abrir hilos, es una buena oportunidad para una entrada en el blog que tengo abandonado (si es que me acuerdo de las claves cuando vaya a hacer el CTRL+C, CTRL+V).

Cuando me enteré ya serían las 4 de la tarde y estaba en las oficinas de la calle Capitán Haya de la empresa donde llevaba trabajando desde junio. Aunque teníamos jornada intensiva yo llevaba poco tiempo en la empresa y consideraba “prudente” no hacer uso de la misma ya que era un proyecto en Latinoamérica y normalmente teníamos llamadas telefónicas por la tarde. De hecho creo que mi compañero estaba en América y en la oficina de las aproximadamente 20 personas que trabajábamos en el proyecto sólo estábamos 4 o 5: los responsables de cada Disciplina y el Jefe de Ingeniería.
Este Jefe de Ingeniería que hasta aquel día me caía muy bien, era (y sigue siendo) una persona simpática, cinco años más joven que yo. Cuando rondas la cuarentena piensas que aquellos que han logrado ya un cargo de relevancia a los 35 tienen que ser personas más válidas que tú y no puedes evitar sentir cierta admiración por ellas (enseguida descubrí que en las empresas grandes lo que más cuenta es el enchufe que tienes).

El caso es que me llamó mi mujer para contarme lo del atentado. La conversación mas o menos fue así:
¿Te has enterado de lo del atentado?
¿Qué atentado?
Un avión se ha estrellado contra la torre.
No puede ser, me habría enterado, trabajo al lado [pensaba que se estaba refiriendo a alguna de la torres de la zona de AZCA, todavía no existían las 4 Torres de la Castellana. También interpreté que lo que se habría estrellado era una avioneta, supongo que porque la idea de que se estrellase un avión de pasajeros resultaba inconcebible].
No hombre, si ha sido en Nueva York, en las Torres Gemelas donde subimos cuando estuvimos allí.
Ah bueno, pues vale, ahora tengo mucho lío, llegaré tarde.

En realidad no tenía tanto lío pero iba a llegar tarde a casa porque me tenía que pasar por el Corte Inglés para comprarle su regalo que su cumple es pasado mañana y siempre me pilla el toro (por cierto, este año estoy igual, cualquier idea será bien recibida).
Fui a hablar con el Jefe para decirle que me iba, y hablamos un poco del atentado que él había visto por Internet (en aquella época ya teníamos e-mail pero no todos los empleados teníamos Internet en nuestro puesto de trabajo, en las oficinas había un par de puestos con conexión en un pasillo, donde podías conectarte a la vista de todo el mundo, supongo que para desanimarte de ver porno. La personalidad del Director de RR.HH. de la Compañía daría para una temporada de Fargo, afortunadamente le dieron bote hace algunos años).

No recuerdo muy bien los detalles de la conversación pero si que el tío estaba contento, mofándose de que hubiesen muerto yanquis. Yo la verdad no le vi la gracia, pero como no había visto las imágenes seguía pensando que los únicos muertos serían los tripulantes de la “avioneta”.
Así que me fui al Corte Inglés de Castellana, donde no aprecié nada distinto de lo normal, no había corros ni oí a nadie hablando del tema. La gente hacia sus compras como si nada hubiese pasado, igual que estaba haciendo yo.

Cuando llegue a casa, y vi las imágenes en televisión me quedé atónito: no era una pequeña avioneta sino un avión de pasajeros enorme, y no solo uno sino dos, y además las torres se habían venido abajo, y en definitiva habían muerto miles de personas. Experimenté una repulsión instantánea hacia ese Jefe con el que previamente simpatizaba. Repulsión que sigue durando hasta la fecha. Ya no trabajamos en la misma Unidad ni es jerárquicamente superior a mí, lo cual quiere decir que no subió mucho en la empresa. Sigue pareciendo un tipo “simpático” pero en realidad es un graciosillo con tendencia a hablar mal de sus compañeros.

Aparte de eso sentí una fuerte indefensión. ¿Cómo podemos protegernos de gente que está dispuesta a suicidarse con tal de llevarse por delante a ciudadanos inocentes de los países que consideran enemigos? También sentí cierto miedo por mi futuro, era evidente que se iniciaría una guerra y no sabíamos cómo nos afectaría. Acabábamos de cambiarnos de piso, tenía 20 años de hipoteca, dos hijos de 5 y 10 años, y una antigüedad de sólo 3 meses en la empresa.

Muchas cosas han pasado desde entonces, incluyendo los atentados de Madrid y Barcelona, pero también el fin de ETA. El piso finalmente lo acabamos de pagar antes de los 20 años (perdiendo la deducción de Hacienda, lo cual demuestra que muy listo no soy). Laboralmente no me ha ido ni bien ni mal. Muchos de los compañeros, especialmente los más jóvenes cambiaron de empresa, y a los que nos quedamos en general nos fue bien y a algunos muy bien. Actualmente estamos sufriendo una reestructuración y llevo dos meses sin tarea, esperando una llamada de mi nuevo Jefe o Jefa (quien quiera que seas si lees esto llámame que estoy ya un poco harto), o lo que es peor del departamento de RR.HH. para ofrecerme una prejubilación no deseada. Los hijos crecieron, estudiaron mucho y la mayor ha empezado a trabajar en una empresa mejor que la mía. Mis suegros murieron pero mi madre tiene una salud excelente y un ánimo y energía mejor que el de su hijo.

Y yo sigo aquí tal y como empecé el Post esta mañana sin saber que comprar a mi Santa para su cumple que es pasado mañana. Espero vuestras ideas al respecto, en un rato salgo rumbo al Corte Inglés.

Anuncios